Saltarse las revisiones del coche puede suponer 4.000 euros por averías

“Saltarse las revisiones del coche que recomiendan los fabricantes aumenta la probabilidad de sufrir una avería grave, que puede suponer hasta 10 días de estancia en taller, frente un día al año que supone de media acudir al taller para realizar el mantenimiento preventivo”, explica David Henche, director de Marketing y Comunicación de LeasePlan, empresa que ha realizado un estudio sobre las consecuencias de no llevar un mantenimiento adecuado del coche. Así, más de 4.000 euros al año y un aumento de la probabilidad de sufrir una avería grave puede costar el mal mantenimiento de un vehículo.

taller

Realizar las revisiones recomendadas por el fabricante y las propias del automóvil no son sólo un seguro de vida para quienes se ponen al volante de los vehículos, sino que para muchas empresas puede traducirse en un aumento de la movilidad de su flota con el consecuente incremento de su productividad. Con un correcto mantenimiento se consigue menor consumo de combustible, mayor seguridad y movilidad, ya que se evitan las averías fortuitas y se minimizan los riesgos de sufrir una avería grave que inmovilice el vehículo en el taller durante diez días. Ese es el tiempo medio que la compañía estima que tiene que estar un vehículo reparándose tras la rotura, por ejemplo, de un motor.

 

Entre las recomendaciones básicas que todo conductor debería realizar como mantenimiento proactivo del vehículo los expertos aconsejan:

  1. Revisar los niveles del vehículo periódicamente. La falta de agua o aceite puede provocar problemas en el sistema de refrigeración, ya que sin lubricante se produce una mayor fricción entre las piezas, que se calientan y pueden llegar a romperse. Este tipo de avería tiene un coste mucho mayor que reemplazar sólo el aceite.
  2. El sistema de suspensión del vehículo experimenta un envejecimiento paulatino que muchas veces el conductor no es capaz de controlar, por eso conviene realizar un test de amortiguación cada 50.000 Km en el taller donde se realiza la revisión. Unos amortiguadores en mal estado aumentan de forma drástica las probabilidades de sufrir una colisión.
  3. Comprobar el estado de las correas de distribución es otra de las operaciones básicas de mantenimiento. Entre las recomendaciones del fabricante figura la revisión o sustitución de la misma. En caso de rotura, el motor del automóvil puede quedar inutilizado.
  4. Revisar el sistema de frenado. Esto puede llevarse a cabo tanto durante la conducción, estando pendientes del tacto del pedal, como a través de la información que muestra la centralita del vehículo o la información sonora en caso de no disponer de aviso de testigo.
  5. Alejar la batería de temperaturas extremas, pues es lo que más daño causa a esta pieza, fundamental en el sistema eléctrico de los automóviles.
  6. Cuidar los neumáticos, ya que son el único punto de unión entre el coche y el asfalto, por lo que se encargan de transmitir la potencia del motor sobre el suelo para mover el vehículo. Dada su importancia conviene estar especialmente pendientes de que la presión de inflado es correcta y la profundidad del dibujo, suficiente. Hay que tener en cuenta que circular con menos de 2 mm de dibujo no es aconsejable y con menos de 1,6 mm es además temerario.
  7. Ojo al repostar diesel o gasolina, equivocarse de combustible es más común de lo que muchos piensan. Equivocarse a la hora de repostar es la negligencia más común, según un estudio elaborado por LeasePlan Lab (41% de las negligencias se deben a este motivo).
  8. Además del filtro de aceite, otros filtros que se suelen cambiar varias veces a lo largo de la vida útil de un automóvil que son los de polen, aire y combustible. En todos los casos, el momento adecuado de la sustitución viene indicado en la hoja del mantenimiento.
  9. En caso de percibir cualquier ruido o malfuncionamiento en el vehículo, se debe acudir al taller para evitar que daños que inicialmente son fáciles de arreglar, se conviertan en problemas importantes.
  10. Por último, es importante respetar el plan de mantenimiento establecido por el fabricante, que se encuentra en el libro de usuario que se entrega con el vehículo. Pasarse 500 kilómetros de los indicados puede derivar en una avería grave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *